Inicio Destacados Jaén cuenta con “TEMPLARIOS MODERNOS” entre sus habitantes

Jaén cuenta con “TEMPLARIOS MODERNOS” entre sus habitantes

templar 2530864 640
templar 2530864 640

Aunque pueda sonar a documental de “canal de historia” o anécdota, lo cierto es que los templarios existen en Jaén, pero en su versión moderna.

El 16 de julio de 1212 una hueste de caballeros templarios entró por primera vez en Jaén, como parte del ejército cristiano que peleó con la bandera de la Cruz en las Navas de Tolosa.

Muchos de ellos acabaron tendidos en Despeñaperros, muertos tras batirse en lo más recio de la batalla; Otros muchos, con su maestre Gómez Ramírez, quedaron tan malheridos.

Después de aquello han pasado ya 800 años, que se dice pronto.

En un artículo publicado en el Ideal de Jaén el 4 septiembre 2012, (el cual recomiendo leer) se nos muestra como el espíritu y los símbolos que dieron sentido a la vida y la muerte de aquel maestre Gómez Ramírez reviven aún en Jaén

Resulta curioso encontrarnos al menos dos organizaciones herederas del Temple en la provincia con proyectos de relevancia.

«En realidad la orden nunca desaparece, sino que pasó a la clandestinidad con distintas formas como la masonería o los ‘iluminati’»

Ésto lo explica setecientos años después Diego Moya, regente de la Tercia de Martos de la Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén, que resucitó la historia pública de los templarios en Jaén con una misa en la parroquia de San Amador y Santa Ana.

Los cinco templarios de Jaén de esta rama son un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, otro funcionario de Ayuntamiento, un maestro, un empresario y un trabajador asalariado.

«La dualidad monje-guerrero se mantiene adaptada a los tiempos. Luchamos contra la injusticia venga de donde venga. Además, oramos. Todos los días vísperas, y los jueves nos reunimos para ir a misa. Parte de nuestro tiempo se lo dedicamos además a enfermos, gente que vive sola, y apoyamos económicamente a familias en situación de necesidad», explica Moya.

La Tercia de Mártos, forma parte de una asociación sin ánimo de lucro inscrita en el Ministerio del Interior sin vinculación orgánica con la Iglesia Católica.

Aún así, la sede se ubica en los salones parroquiales de San Amador y los miembros de la asociación se llaman entre ellos ‘frey’, hermano.

Los nuevos templarios de Jaén han lucido ya uniforme y capas blancas con cruces ‘paté’ o patriarcales en actos como la procesión del Corpus de Martos, los actos del octavo centenario de la batalla de las Navas de Tolosa o reuniones con el Obispado.

Para ser templario hay que superar tres años de formación. Se arranca como postulante: mayor de edad, sin antecedentes penales y cristiano (no es necesario ser católico).

Se irá pasando por distintos grados: sargento de capítulo, caballero de capítulo y caballero profeso. Sólo entonces tendrá acceso al tesoro de conocimiento templario.

Además de la de Jaén, hay tercias de esta rama en Alicante, Almería, La Coruña, Córdoba, Granada, Málaga, Sevilla y Navarra.

Si la agrupación pasa de los nueve miembros, cinco de ellos caballeros, es una encomienda (las hay en Madrid, Barcelona y Murcia). La asociación tiene casas en otras 25 provincias.

Con semejante implantación, sin embargo, la Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén «ha puesto los ojos en Jaén» para un proyecto de envergadura nacional: la Casa del Temple en España.

«Ya ha habido conversaciones con los ayuntamientos de La Carolina y Santa Elena. Sería un proyecto en tres fases: un hotel rural temático, un alojamiento para personas en riesgo de exclusión social y una casa para templarios», explica Moya.

Sin embargo ésta NO es la única asociación templaria que ha puesto sus ojos en Jaén.

El Gran Priorato Español de los Templarios anunció su decisión de fijar en Úbeda su sede nacional.

Esta rama es una fundación de la SOET (Supernus Ordo Equester Templi), cuyo Gran Magisterio se encuentra en Italia desde aproximadamente 300 años.

Como puedes ver, los templarios no es algo del pasado sino muy “de actualidad” y Jaén tiene mucha, mucha, mucha relación con ellos desde muy antiguo. 

error: ¡El contenido está protegido!